Tag - embajadores

1
Miquel y Mireia visitan la ONG SAUCE en Camboya
2
¡Nuevos Embajadores Worldcoo!
3
“La pobreza no está solo para entenderla, sino también para solucionarla”, Vicente Ferrer
4
¡La red de Embajadores de Worldcoo sigue creciendo!
5
La experiencia de Jordi y Joana en Tumm (Kenia)
6
Ella es Leyre Moreno, nuestra embajadora en Santiago de Chile
7
Hoy conocemos a Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

Miquel y Mireia visitan la ONG SAUCE en Camboya

capcelera_ES

“La educación en Battambang es una fuente de motivación y reconocimiento para aquellos con más dificultades”. 

alumnosHace justo un mes Mireia y Miquel iniciaron un largo viaje que les llevará a recorrer muchos de los países donde nuestros e-commerce con causa han contribuido a mejorar la situación social y medio ambiental de las zonas más pobres.

Su primera parada ha sido en Camboya, donde han tenido la oportunidad de conocer de primera mano la labor de la ONG S.A.U.C.E, una entidad que nació en 2001 para prestar ayuda a personas en riesgo de exclusión social de Camboya, un país que todavía arrastra las secuelas de un genocidio que acabó con la vida de dos millones de personas.

Entre los más afectados, destacan los niños, que aún a día de hoy se enfrentan a problemas como la desnutrición el abuso, la explotación, las minas antipersona o las dificultades de acceso a la escuela, especialmente en áreas rurales. Ante esta situación, la educación se considera un aspecto clave para que el país pueda avanzar y esta es una de las prioridades de S.A.U.C.E.

Hablamos con Miquel y Mireia de su experiencia en Battambang, donde se encuentra la Fundación.


Miquel, Mireia, ¿cómo describiríais la zona donde se encuentra S.A.U.C.E?

La Prefectura Apostólica de Battambang es la organización con la que SAUCE colabora. Battambang es un buen reflejo de Camboya, un país mayoritariamente rural con la economía basada en la agricultura y una población muy joven; sin casi acceso a la educación, que se dedican a trabajar en el campo.

Esta situación es una herencia de uno de los genocidios más importantes de la humanidad que azotaron Camboya entre los años 1975 y 1979 y la guerra que aconteció justo después, hasta bien entrados los años noventa. Este genocidio se encarnizó con los intelectuales del país, matando, en el caso de la educación, hasta el 80% de los profesores y en el caso de la sanidad, solo dejó con vida a 5 médicos en todo el país. Esto provocó una paralización total del país en términos de educación de la que aún no se ha recuperado (tanto por falta de profesores como por falta de relevancia dentro de la sociedad).

La Prefectura centra sus esfuerzos en la educación y en el trabajo con los discapacitados, y su ámbito son las zonas rurales remotas y muy aisladas.

¿Cuál fue vuestra primera impresión al llegar allí?

Nuestra primera impresión al llegar a la Prefectura fue de grandiosidad, por la dimensión del recinto y de serenidad por la paz que se respiraba. A parte de la iglesia y la casa de los párrocos, el recinto de la prefectura dispone de un centro médico, una casa de visitas, una casa para los voluntarios, dos casas de acogida, una guardería y el Karuna Computer Center.

Durante el día, el movimiento de niños, trabajadores y voluntarios era constante, pero se notaba que todos tenían claro su destino. No hay nada más motivador que saber el objetivo, el porqué de tu día a día. Esta fue nuestra primera y última impresión de la Prefectura de Battambang.

collage_educació

¿Cómo definirías la gente de Battambang?

La mayoría de gente vive del sector agrícola con muy poca educación formativa. La población no se concentra en el núcleo urbano sino que viven en zonas remotas cerca de los campos de cultivo.

Existe también un colectivo muy numeroso de personas con discapacidades físicas. A lo largo del conflicto anteriormente citado junto con las consecuencias de la Guerra del Vietnam, hubo un brote de polio muy extenso y muchas mutilaciones por minas antipersonas, una de las principales causas de muerte en el país todavía a día de hoy.

Entre otros proyectos, habéis visitado el centro educativo “Karuna Computer Center”, desde donde se imparte una educación informática de calidad a niños y niñas de la provincia. ¿Cómo son los niños que atienden a clase?

El centro de Karuna Computer Center tiene como objetivo acercar la educación a personas de diferentes edades que viven en zonas remotas y con difícil acceso a la escuela (y a la educación), y a niños con discapacidades físicas. Para ello las clases se realizan por las tardes (de 16 a 19h) y así se facilita poder combinar con la escuela y con los alumnos que por la mañana trabajan.

Además de formación en informática, en el centro también existen tres aulas destinadas a la formación de inglés y a la reparación de equipos informáticos.

¿Por qué es tan importante promover e impulsar su educación?

En primer lugar, la educación es una herramienta más que tienen para acceder al mercado laboral. Sin embargo, también es una fuente de motivación y reconocimiento para aquellos con más dificultades.

Además de este, ¿qué otro tipo de proyectos habéis visitado y cuál os ha sorprendido más?

La Prefectura trabaja en 4 grandes pilares en los que divide múltiples proyectos:

  • Educación, en los que se encuentra la construcción y soporte a escuelas en zonas remotas o el soporte a las familias más desfavorecidas.
  • Cuidado al colectivo de personas con discapacidad.
  • Casas de acogida de niños en situación de vulnerabilidad o discapacitados.
  • Empresas sociales en las que se emplean a personas con dificultades y se les forma para una futura integración en el mercado laboral.

collage_textil

Desde aquí, a miles de kilómetros de distancia, qué pensáis ¿que podríamos hacer para aportar nuestro granito de arena?

Evidentemente, una de las patas más importantes para que continúe la labor, es la recaudación y el soporte económico. Sin embargo, creemos que existen otras formas también importantes para aportar como las labores de comunicación y divulgación. De esta manera, se da a conocer la realidad de otros lugares del mundo y permite generar mayor conciencia.

Equipo Worldcoo. 

 

¡Nuevos Embajadores Worldcoo!

capcelera_ES

Hace tan solo unos días nos llegó un correo de Miquel y Mireia, una pareja de jóvenes que en pocos días iban a empezar un largo viaje que les llevaría a dar la vuelta al globo.  Habían oído hablar de nosotros y nos preguntaron si, de alguna forma, podían aportar su granito de arena de forma solidaria en alguno de los países que visitarían.

Cuando les hablamos de nuestro programa de Embajadores de Worldcoo y les propusimos formar parte de él, no se lo pensaron ni un instante.

IMG-20170420-WA0015 - copiaMireia se formó en ADE e Investigación de mercados y es barcelonesa de toda la vida; Miquel es de Palma, pero hace muchos años que vive en la ciudad condal donde vino a estudiar Ingeniería Química e Ingeniería Ambiental.

Ambos tienen en común un fuerte compromiso solidario, les apasiona viajar y conocer nuevas formas de vivir. Mireia, por ejemplo, ha colaborado en numerosas ocasiones como voluntaria en diferentes colectivos; Miquel ha estado involucrado con el Centro de Cooperación para el Desarrollo de la UPC.

Hoy a estas horas, seguramente se encuentren ya en Tailandia, su primera parada de esta larga aventura que tienen por delante.

Durante su viaje, recorrerán el Sudeste Asiático (Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, Malasia…), Oceanía y Sur América (Chile, Argentina, Bolivia, Perú…). A lo largo del camino, visitarán varios de los proyectos sociales que nuestros ecommerce con causa han ayudado a financiar, nos ayudarán a conocer de cerca la realidad de la región y localizar las necesidades presentes y futuras.

Si queréis seguir sus pasos, ¡estad atentos porque la aventura no ha hecho más que empezar!

Equipo Worldcoo 

“La pobreza no está solo para entenderla, sino también para solucionarla”, Vicente Ferrer

capcelera_ES

¡Nuestros embajadores visitan la Fundación Vicente Ferrer!

La primera vez que Vicente Ferrer pisó la India fue en el año 1952 como misionero de la Compañía de Jesús en Mumbai. Poco se imaginaba que años más tarde, las clases dirigentes locales verían su labor de ayudar a los demás como una amenaza. En 1968 Vicente Ferrer se vio obligado a abandonar la India, pero su expulsión no dejó a nadie indiferente; una marcha de 250 km protagonizada por más de 30.000 personas hizo que finalmente Indira Gandhi le consiguiera un nuevo visado para permanecer en la India. En 1969, Vicente y Anna Ferrer crearon la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, estado de Andhra Pradesh.

grupo

Jordi y Joana junto con algunos de los habitantes de Anantapur

A día de hoy, más de tres millones de personas se benefician de todos los proyectos que la Fundación lleva a cabo para promover el desarrollo de las comunidades más pobres y excluidas, como los dálits, los grupos tribales y las castas desfavorecidas. No es de extrañar entonces que los locales recuerden a Vicente como “el Dios que se podía tocar”.

En WorldCoo nos sentimos muy afortunados de haber ayudado a recaudar fondos a esta organización que tanto admiramos. Por eso, estábamos ansiosos por conocer la experiencia de nuestros embajadores tras visitar dos de los proyectos que nuestros “eCommerce con causa” han ayudado a financiar allí.

  • El primero de ellos fue colaborar con la atención pediátrica de 1.300 niños y niñas en el Hospital Pediátrico de Bathalapalli, un proyecto por el que están recaudando los usuarios del Banco Sabadell. Puedes recordar el proyecto AQUÍ.
  • El segundo proyecto que visitaron fue el embalse de agua que financiaron los usuarios de Planeta Huerto para cubrir las necesidades agrícolas y ganaderas de los 1.126 habitantes del pueblo de Agraharam, en el distrito de Anantapur, en la India. Puedes recordar el proyecto AQUÍ.

Como os decíamos, después de su aventura por África (puedes recordar su primera experiencia AQUÍ y la segunda AQUÍ), Jordi y Joana emprendieron rumbo hasta Anantapur, donde se encuentra el Campus de la Fundación. Ellos mismos nos cuentan su experiencia, ¡sigue leyendo!


grupo2

Joana con alumnas de la escuela que ha implantado la Fundación

 “Hace 50 años Anantapur era una zona rural muy árida, casi desértica. Hoy en día, aunque la región sigue siendo una de las más secas de Andhra Pradesh, está rodeada de zonas verdes, con plantaciones de mango y  cacahuete, y de varios embalses para guardar agua de lluvia. Estos son los cambios más superficiales que ha sufrido la zona. El resto, se pueden ir descubriendo una vez entras en el Campus que la organización tiene en Anantapur; se trata de un mundo aparte de la región, incluso de la India.  

El primer día nos llevaron a Bathalapalli, a unos 25 km de Anantapur. Allí se encuentra el primer proyecto que están ayudando a financiar los usuarios del Banco Sabadell a través de WorldCoo, el Hospital de Pediatría, así como algunos otros proyectos que la entidad lleva a cabo en la región.

Al aparcar cerca del hospital empezamos a ver todo el tránsito de gente entrando, saliendo, esperando… Y es que según nos contaron, éste se ha convertido en un centro de referencia en el estado por la calidad de sus servicios. Es la joya de la corona de la Fundación. Un total de 80 médicos y voluntarios atienden unas 1900 consultas al día. Antes los servicios eran totalmente gratuitos, ahora cada familia paga según lo que se puede permitir y, para eso, tienen las cartillas de colores. Los niños/as apadrinados tienen un color de cartilla especial y reciben atención totalmente gratuita, igual que las personas que no se la pueden permitir y que reciben ayuda por parte de algunos de los programas que se impulsan, como el que participa Banco Sabadell junto con WorldCoo. Gracias su aportación solidaria, 1.300 niños/as podrán recibir atención médica de forma totalmente gratuita.

hospital

Hospital Pediátrico de Bathalapalli

El hospital cuenta con dos salas de urgencias, una ambulancia, diez camas para cuidados intensivos, laboratorios con la maquinaria más avanzada, un banco de sangre reconocido por el gobierno, 350 camas para postoperatorios, una sección de ginecología óptica, forma a sus propias enfermeras, recibe médicos de España que participan como voluntarios en proyectos específicos, están construyendo 10 quirófanos nuevos… Y además tienen la zona de Pediatría, con capacidad de hasta 80 niños y la UCI neonatal. Conocimos a uno de los voluntarios y nos explicó que había llegado al hospital con muchos prejuicios del tipo de lugar donde trabajaría, pero que estaba rodeado de las mismas máquinas que en su lugar de trabajo en España.

Otro de los proyectos que visitamos el embalse de agua que los usuarios de Planeta Huerto habían ayudado a financiar a través de WorldCoo. Los embalses de agua son una pieza clave para el impulso de la economía de Andhra Pradesh, el segundo estado más árido de la India. Las condiciones meteorológicas condicionan la agricultura del país, el medio de vida de casi el 80% de la población.

La construcción de estructuras hídricas como esta proporciona a las comunidades agrícolas la tranquilidad y la seguridad de que podrán hacer frente a las épocas de sequía y prevenir situaciones de emergencia. A través de la construcción de este embalse, se podrá regar unas 50 hectáreas, beneficiando de forma directa a 12 familias de agricultores y a 203 familias de este pueblo de forma indirecta.

Una de las cosas que sorprende más de la Fundación es lo bien pensado y encajado que está todo. Como es de suponer, eso es fruto de pensar y trabajar muchísimo y siempre con la máxima honradez.

familia

Jordi y Joana en uno de los pueblos que visitaron

Lo que vimos en estos y otros proyectos es que el objetivo principal de Vicente y Anna Ferrer siempre fue el de empoderar a la clase más baja, a los que siempre fueron menospreciados e incluso matados por su enfermedad o condición, que representaba una vergüenza para la familia. Dálits, gente sorda, muda, con síndrome de Down, enfermos/as de sida o con problemas de movilidad por culpa de la polio. Todos han entendido que son iguales a los demás y ahora las familias incluso se sienten orgullosas de sus logros. Un día Vicente dijo; “Mi trabajo consiste en conseguir sueños imposibles” y es justamente esta la sensación que uno se lleva de la Fundación, presenciar un milagro”.

Equipo WorldCoo

¡La red de Embajadores de Worldcoo sigue creciendo!

Hoy os presentamos a Patrick, nuestro nuevo embajador en Nepal.

capcelera_ES

DSC00409 (1)La inquietud solidaria de Patrick viene de lejos. A lo largo de toda su vida ha colaborado y participado en distintos proyectos y causas sociales, como la lucha contra la violencia de género, el maltrato animal o el cuidado de las personas mayores. Pero es ahora cuando Patrick va a afrontar la que será, seguramente, la experiencia más intensa de su vida.

Patrick, ingeniero comercial de origen holandés, cogió un vuelo dirección Nepal a principios del mes de febrero. Su intención es visitar y colaborar con distintas ONG de la zona. La primera de ellas ha sido la ONG Street Child, entidad con la que nosotros hemos colaborado en más de una ocasión.

A continuación, Patrick nos cuenta el porqué de su viaje y su primera experiencia en Katmandú.

  • ¡Bienvenido a nuestro Programa de Embajadores Patrick! ¿Qué te ha llevado a emprender esta nueva experiencia ahora?

¡Muchas gracias por la bienvenida! A veces no nos damos cuenta, pero vamos muy rápido por la vida, por inercia, y eso es lo que me pasó a mi. Colegio, instituto, universidad, prácticas, primer trabajo, segundo trabajo… Y todo dentro de mi burbuja de bienestar. En la carrera tenía un sueño, y era viajar solo por países que fueran bien distintos al mío, y ese sueño se fue quedando atrás, enterrado por el día a día. Pero hace unos meses, haciendo introspección rescaté la idea y pensé que nunca habrá un momento perfecto, y mejor hacerlo ahora que tengo pocas ataduras. Si no, uno se mete al 100% en la carrera laboral pero con el arrepentimiento de haber dejado de hacer cosas, y eso es una cosa que no me permitiría.

  • ¿Por qué Nepal y no otro país?

Porque quería ir a un país que desafiase mi cultura, mi condicionamiento social, todo a lo que estoy acostumbrado, y en el que pudiera ayudar de alguna manera. Con esta idea en mente, entraban muchos países como candidatos, así que para acabar de decidir, pensé en otro factor un poco más egoísta: me encanta la montaña. Y para un montañero, los Himalayas es lo más alto a lo que se puede aspirar, literalmente. Además, me surgió la posibilidad de ayudar a un guía de montaña, Shiva, con su empresa (de una persona), Himkala Adventure, que a su vez ayuda en todo lo posible a la gente de su zona natal, Gorkha (epicentro de los terremotos de 2015). Así que la decisión se tomó sola.

  • ¿Qué esperas hacer aquí? Cuéntanos un poco más acerca de los proyectos que vas a visitar y cuál va a ser tu rol.

DSC00405 (1)Hace dos semanas ya fuimos al pueblecito natal de mi anfitrión, Shiva, dónde dejé la mayoría de material y ropa que pude traer de Barcelona, además de participar en una boda hindú tradicional, muy enriquecedor todo.

Hace unos días visité un orfanato, Possible Nepal, con el que pude contactar vía Couchsurfing, y que resultó que mi anfitrión conocía. Fui como ayuda puntual, dado que mi trabajo diario está con Shiva, pero al menos pude ir con el director del centro a comprar alimentos para unos cuantos días, así como material escolar. En cuanto a las aportaciones y material para orfanatos y colegios, un consejo para los que quieran comprar material allí y traerlo a Nepal: guardad vuestro presupuesto y comprad en Katmandú, podréis conseguir 10 veces más material. Para que os hagáis una idea, con 12€ compramos 60 kg de patatas, y con 9€ 44 libretas de ejercicios.

Además, está en el aire ayudar en alguna actividad a Shed The Light Nepal, una iniciativa conjunta entre Australia y Nepal que trabaja por la paz, en la reconstrucción por los terremotos, en ayudar a los niños y niñas y en el empoderamiento de las mujeres en Nepal. Los conocí nada más llegar aquí, y por lo que he visto tienen unos proyectos muy interesantes.

Y como auditor de Worldcoo, acabo de visitar Street Child Nepal, para ver qué se hace en este proyecto que tienen en el país, a quién ayuda y cómo.

  • ¿Qué es lo que más te ha impactado hasta la fecha?

El buen humor con el que la gente de Nepal lleva las dificultades. El sueldo de  la mayoría es muy bajo, hay mucha gente sin casa a raíz de los terremotos, edificios derrumbados, contaminación, pobreza, … y son la gente más agradable y simpática que he conocido nunca. Y podría entender un cierto resquemor hacia los turistas, que pasamos volando por encima de su día a día y vamos a hacer nuestros trekking en sus montañas. Pero eso no se da. Y no es porque haya un interés de hacer negocio, que seguro que lo habrá, sino que la gente se pone a hablar contigo con el único fin de compartir un rato de conversación. Niños, gente mayor, todo el mundo. A pesar de todas las dificultades, salen adelante con muchas más sonrisas que la mayoría de la gente que ves en ciudades europeas. Sus dificultades ya te hacen ser humilde, pero el cómo lo llevan aún más.

  • DSC00414 (1)Con Street Child has visitado una escuela que se construyó para que niños y niñas de familias inmigrantes que trabajan en fábricas de ladrillos tuvieran acceso a la educación. ¿Cuál ha sido tu impresión?

Ha sido buenísima, y ha sido una experiencia muy interesante y sorprendente. Hay un montón de conceptos que uno no se plantea: que hay una temporada para la fabricación de ladrillos, invierno, evitando la temporada de lluvias dado que los ladrillos se secan al aire libre antes de pasar por el horno; que los trabajadores son generalmente de pueblos fuera del valle de Katmandú, e incluso de India, y que vienen atraídos por la seguridad de 6 meses de trabajo; que viven ahí mismo, entre los ladrillos que ellos mismos fabrican; y mucho más.

El trabajo que hace Street Child of Nepal, junto con Kopila Nepal, es buenísimo y ayuda en muchos frentes a la vez: da educación a los hijos e hijas de las familias que trabajan en la fábrica de ladrillos, pero también de esta manera garantiza que estén a salvo y bien cuidados, y gracias a todo esto da unas mejores condiciones de trabajo a los y las que trabajan ahí. Saben que sus hijos están cerca, aprendiendo y bien cuidados.

  • ¿Cómo describirías la gente que vive allí?

Son gente que vive en condiciones difíciles, en cabañas de media altura entre filas de ladrillos en proceso de secado, con los animales de corral viviendo con ellos, muy lejos de sus hogares. Y a pesar de todo, felices, amables y con una sonrisa permanente. Hemos dado una vuelta entre las cabañas y los ladrillos y había 2 o 3 familias, sentadas en el suelo compartiendo el rato de la comida y riendo. Son abiertos y optimistas, cosa que hace que uno se cuestione qué hacemos mal en sitios dónde hay más riqueza para tener índices tan altos de depresión e intolerancia.

  • ¿Cuáles crees que son sus principales necesidades ahora mismo?

DSC00402 (1)No sabría por dónde empezar. Primero, no hay demasiado trabajo en los pueblos, así que tienen que venir a la ciudad. Además, las mejores oportunidades y educación están en la capital, así que vienen aquí tanto por ellos como por sus hijos.

En cuanto al proyecto, es una pequeña escuela de un solo espacio con dos lavabos (niños y niñas) y una valla que cierra el espacio de patio. Está realmente bien, porque la estructura y cimientos son sólidos, a prueba de terremotos (un diseño de Unicef, por lo que me han dicho), y la idea es que se tenga lo básico, y eso se consigue. Pero hay limitaciones y se necesitan, básicamente, más fondos.

Por ejemplo, hay muchos trabajadores que vienen de la India y sus hijos no pueden ir a la escuela porque no pueden hacer dos clases, una en nepalí y otra en hindi. Por lo tanto, necesidad: construir otro módulo para los hijos e hijas de familias indias.

Además, hay muchos más niños y niñas de los que se pueden admitir en la clase, así que también se podría construir otro módulo sólo para dar cabida a más niños.

Luego, al finalizar la temporada de ladrillos las familias vuelven a sus hogares y la escuela cierra, básicamente por falta de fondos, y se presta el servicio en temporada de trabajo porque es cuando más necesidad hay. Pero con sólo un poco más, dado que la estructura física y el material es un gasto no recurrente, se podría mantener la escuela abierta durante todo el año, dando así trabajo fijo a las profesoras, y dando servicio a los niños y niñas de la zona.

Resumiendo, se necesitarían más módulos como el ya construido, uno para admitir a más niños nepalís y otro para poder dar clases en hindi, así como más fondos para pagar todo esto y poder mantener la escuela abierta durante todo el año y dar un servicio a las familias de la zona.

  • Alguna anécdota que quieras compartir…

DSC00412 (1)De los niños, cómo no: antes de irnos, la profesora nos dijo que esperáramos, que los niños nos querían dar una cosa. Una niña vino hacia mí tímidamente y me dio una cartulina azul doblada por la mitad con un dibujo que recuerda a un mandala, con unas estrellitas brillantes, y con un texto dentro: “Welcome to Kopila preparatory class”. A Duncan Peat, mi nuevo amigo escocés de Street Child, le dio otra cartulina, y los dos se lo agradecimos infinitamente con muchos “dhanyabhadh”, “gracias” en nepalí. Por suerte, en mi mochila llevaba una bolsa de caramelos y les pudimos dar unos pocos. Una despedida perfecta para una visita muy bonita e interesante y con un mensaje que me ha acompañado durante todo el tiempo que llevo en Nepal: con lo que no es mucho para nosotros, podemos dar una ayuda que significa muchísimo para ellos.

Patrick es uno más en nuestro programa de Embajadores de Worldcoo y su aventura por Nepal justo acaba de empezar, así que estad atentos a los próximos posts!

De momento, podéis seguirle a través de su LinkedIn. 

Equipo Worldcoo.  

La experiencia de Jordi y Joana en Tumm (Kenia)

capcelera_ES

2º capítulo de la experiencia de nuestros embajadores en África.

Jordi y Joana visitan uno de los proyectos que hemos ayudado a financiar: la escuela primaria de Tumm (Kenia).

A lo largo de su experiencia en África, Jordi y Joana han tenido la oportunidad de visitar algunos de los proyectos que hemos financiado, o estamos ayudando a hacerlo, en países como Etiopía, Uganda o Sierra Leone, entre otros.

Es el caso, por ejemplo, del proyecto que realizamos en Tumm, una pequeña aldea situada al norte de Nairobi (Kenia), junto con la ONG Active Africa y a través de la solidaridad de los usuarios de Zacaris, uno de nuestros e-commerce con causa.

Tumm se localiza en una zona muy árida y de difícil acceso, con lo que la población no dispone de los servicios mínimos necesarios en cuanto a la salud y educación. La ONG trabaja allí para afrontar la educación, el hambre y la desnutrición de los más pequeños, uno de los principales problemas de la zona. A través del proyecto con el que colaboramos, la ONG pudo llevar un control de la salud de los niños/as más pequeños del poblado e incidir en su comportamiento y educación a través del principal centro educativo que hay. Puedes recordarlo AQUÍ.

Jordi y Joana consiguieron superar las difíciles condiciones para llegar hasta allí. A continuación, ¡su experiencia contada en primera persona!


DSC03917“¿Qué es lo primero que haríais si tuvierais que ir a un sitio nuevo? Pusimos Tuum en Google Maps y… ¡sorpresa! No aparece. Esto ya nos daba una pequeña pista de las facilidades que nos encontraríamos para llegar hasta allí.

Nos comentaron que tendríamos que llegar hasta Baragoi y, desde allí, intentar coger algún tipo de transporte que llegara más al norte, hasta Tuum. Así que, una vez en Baragoi, nos levantamos muy pronto, desayunamos y nos sentamos fuera del bar, en el camino principal el pueblo, a esperar. Al cabo de cinco minutos, preguntamos al primer coche que pasó si iba a Tuum…¡y sí! Eran las 9.30h de la mañana y ya estábamos en el poblado ¡No nos lo podíamos creer!

Tras conocer a Steven y Angelica, una pareja de misioneros de Irlanda del Norte, y sus fascinantes aventuras de cooperación, nos dirigimos a la casa donde se encontraban las Hermanas misioneras Teresitas, quienes colaboraban con la ONG Active Africa.

20160916_112426Nos abrió la puerta la Hermana Dora y tras charlar un tiempo con todas ella, decidimos visitar la escuela que años atrás había impulsado la ONG. De camino hacia allí, pudimos fijarnos un poco más en el pueblo. Se trataba de un camino de polvo y alrededor había alguna tienda, casitas y cabañas. Por todos lados, había gente en la sombra de las grandes acacias y cabras y camellos pastando. Todos ellos, con la incertidumbre de no conocer quiénes eran los dos nuevos msungus que habían ido a parar a su pueblo.

DSC03853A los pocos minutos, llegamos a la escuela. Se trataba de dos edificios: el comedor y la cocina en uno, y las clases  y una pequeña oficina en la otra. Con el dinero que se había recogido de la mano de Worldcoo, se pudo financiar parte del material educativo, la comida para los niños y niñas y el sueldo de los trabajadores de la cocina durante ese último año.

Ese mismo día pudimos entrevistar a las madres de algunos de los niños y a dos trabajadoras de la cocina para saber el impacto que había tenido el proyecto. Se trataba de un sitio bastante simple, pero muy acogedor.

20160916_113536La sensación que tuvimos después de visitar el proyecto, es que es impresionante la tarea que se está realizando allí y que se necesitan muchos más proyectos como estos para seguir mejorando la calidad de las personas que más lo necesitan. Creemos importante destacar que en la búsqueda de nuevos proyectos sociales, es importante seguir dando soporte a aquellos que no regalan nada a la población, sino que les facilitan herramientas para que sean ellos mismos los que hagan el cambio. 

No siempre somos conscientes de la suerte que tenemos al haber nacido donde lo hemos hecho y con las condiciones que nos han sido dadas. Una pequeña ayuda por nuestra parte supone una gran diferencia para aquellos que no han tenido la misma suerte” .


Gracias Jordi y Joana por compartir vuestra experiencia con nosotros!

En el próximo post os hablaremos de su paso por Patongo, en el norte de Uganda.

Equipo Worldcoo.

Ella es Leyre Moreno, nuestra embajadora en Santiago de Chile

capcelera_ES

Cuando conocimos a Leyre no tardamos en darnos cuenta que iba a encajar perfectamente con nuestro Programa de Embajadores de Worldcoo (haz click AQUÍ para conocer más).

Leyre es de un pequeño pueblo de Toledo, pero ha vivido en distintos países y ciudades, como Madrid, Edimburgo o Santiago de Chile, donde reside actualmente.

Su inquietud por viajar y por conocer nuevas culturas es lo que la llevó a trasladarse al otro hemisferio hace poco más de un año.

Como embajadora de Worldcoo, Leyre nos ayudará a conocer en profundidad las necesidades sociales del país, localizar distintas oportunidades y, dada la ocasión, visitar personalmente alguno de los proyectos que estemos ayudando a financiar allí.

Si quieres conocerla un poco más, no te pierdas el resto de la entrevista.

  • leyre_blogLeyre, cuéntanos un poco más acerca de ti…

Me apasiona viajar, explorar cada rincón de las ciudades en las que vivo, empaparme de su cultura y su gente, caminar y respirar aire puro lejos de la ciudad, moverme siempre con mi cámara colgada y vivir a ritmo del swing.

  • ¿Qué es lo que te llevó a mudarte a Chile?

Las escasas expectativas de futuro en España tras terminar la carrera, las ganas de conocer nuevos lugares y culturas, de seguir aprendiendo, descubriendo y creciendo. Todo ello es lo que me motivó a marcharme y empezar de nuevo en otro lugar.

  • ¿Dónde trabajas ahora mismo?

Actualmente trabajo en una ONG de Chile, llamada FIMA, como coordinadora de administración y finanzas, además de apoyar al departamento de proyectos. Nuestra misión es promover activamente el derecho a vivir en un ambiente sano y asegurar la protección del patrimonio ambiental de Chile. Nuestro trabajo, por tanto, se enfoca en la justicia ambiental, en el empoderamiento de comunidades vulnerables y en la conservación del medio ambiente y protección de la biodiversidad.

  • Hasta el momento, ¿qué es lo que más valoras de Chile?

Admiro la naturaleza en bruto que ofrece el país -es absolutamente impresionante la diversidad de paisajes que puedes encontrar aquí-; valoro el grupo humano con el que tengo la suerte de trabajar día a día, y la fuerza y constancia con la que muchos de los ciudadanos y ciudadanas de este país luchan por sus derechos.

  • ¿Qué beneficios crees que comporta que las compañías apuesten cada vez más por políticas de RSC?

Soy de la idea de que el desarrollo, si no es sostenible, no es desarrollo. No se puede avanzar en términos económicos, pasando por alto (o llevándose por delante) derechos humanos, explotando y destruyendo el medio donde habitamos y obviando las formas de vida de la gente que ocupa cada territorio.

Por ello, que las empresas apuesten cada vez más por políticas de RSC, -políticas reales, y no como lavado de imagen- supone que están comprendiendo que no se puede seguir adelante de forma ajena a su entorno social y ecológico. Y este cambio de lógica empresarial, nos beneficia a toda la sociedad.

  • ¿Por qué crees que es importante que todos nosotros aportemos nuestro granito de arena, por pequeño que sea?

Por mi experiencia profesional, conozco de primera mano las dificultades económicas a las que se enfrentan las ONG´s para llevar a cabo sus proyectos. Es muy frustrante el tener millones de buenas ideas y ganas de llevarlas a cabo y ver cómo todos esos proyectos se quedan en papel por falta de fondos para poder implementarlos.

Es por ello que con una pequeña donación de cada persona que realiza una compra online, se pueden realizar acciones de gran impacto social.

  • Leyre, si pudieras pedir un deseo sería… poder teletransportarme :)

A lo largo de las próximas semanas iremos conociendo un poco más la nueva experiencia de Leyre, así que estad atentos! 😉

Si queréis, podéis seguir a Leyre a través de sus redes sociales: Facebook y LinkedIn.

Equipo Worldcoo.

Hoy conocemos a Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

capcelera_ES

“Parece una proporción matemática: Cuanto menos tiene la población de un país, más simpática y generosa es la gente que vive allí”.

Era a finales del verano pasado cuando conocimos a Jordi y Joana, dos jóvenes catalanes que habían decidido emprender una nueva aventura y recorrer parte del continente africano.

jordi_joana

Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

Un conocido suyo les había hablado de nuestro programa de embajadores de Worldcoo, – nuestra red internacional de colaboradores que nos ayudan a identificar y a auditar muchos de los proyectos sociales con los que participamos – y fue así como nos conocimos.

Partiendo de la ruta que tenían en mente, planificamos la visita a algunos de los proyectos de cooperación que a día de hoy estamos ayudando a financiar en tierras africanas.

¿Qué les motivó a emprender esta aventura?, ¿qué retos se están encontrando?, ¿cómo está siendo su viaje? Si quieres saber un poco más de ellos, ¡sigue leyendo!

  • Jordi y Joana, 6 meses en África y 6 más en Asia Central. ¿Qué os ha llevado a aventuraros en este nuevo proyecto?

Hacía tiempo que teníamos ganas de hacer un viaje largo y la idea que más nos motivaba era conocer parte del continente africano. Teníamos la sensación que aquí podríamos encontrar gente muy auténtica, maneras de vivir muy distintas y una naturaleza espectacular. Además, suponía un reto muy grande en cuanto a la manera de viajar, totalmente distinta a cómo lo habíamos estado haciendo hasta ahora. De momento, ¡todas nuestras expectativas se han cumplido!

  • ¿Cuándo y cómo tomasteis esta decisión?

Llevábamos 4 años esperando las condiciones idóneas para empezar este viaje. En 2010 hicimos un viaje parecido por Asia y, de vuelta, nos costó bastante encontrar trabajo y volver a establecernos. Así que cuando encontramos la forma de poder irnos sin perder nuestro puesto de trabajo actual, tomamos la decisión definitiva.

  • ¿Qué habéis estado haciendo hasta ahora?

Hasta ahora, hemos conocido la gente de Madagascar, nos hemos relajado unos días en las Seychelles, hemos explorado los rincones más aislados de Kenia, nos ha sorprendido la naturaleza de Uganda y hemos gozado con el verde de Ruanda. A todo eso, uno de los momentos más intensos que hemos vivido han sido las visitas que hemos hecho a Tuum (Kenia) y Patongo (Uganda) como embajadores de Worldcoo.

collage_2

  • ¿Qué es lo que más os ha sorprendido?

Nos han sorprendido muchas cosas y la mayoría tienen que ver con la gente. Por ejemplo, ver el aislamiento y la simplicidad con la que vive mucha gente de estos países, hemos llegado a estar más de media hora para conseguir acercarnos a unos niños que no habían visto nunca un blanco. Y una cosa que ya habíamos visto pero no deja de sorprendernos es ver que cuanto menos tiene la población de un país, más simpática y generosa es la gente que vive allí. Parece una proporción matemática.

  • ¿Cuál ha sido el mayor reto hasta ahora?

Sin duda, llegar al proyecto de Tuum y continuar después hacia el lago Turkana, a Kenia. Es una de les zonas más inhóspitas y aisladas donde hemos estado. La mayoría de esos pueblos no tienen ningún tipo de transporte que los conecte entre sí y hemos llegado a estar 5 horas esperando a que pasara algún vehículo por el camino de polvo. Aun así, la recompensa fue más grande que la dificultad.

collage

Como sabéis, nuestra red de embajadores nos ayuda a identificar proyectos sociales y a visitarlos para poder garantizar la total transparencia en todo. En los próximos días, compartiremos con vosotros su experiencia en el poblado de Tuum (Kenia) y Patongo (Uganda), donde actualmente estamos colaborando para mejorar las condiciones de vida de niños y adolescentes.

Equipo Worldcoo.

made with in BCN