Tag - Patongo

1
MeQuedoUno con la mejora de la alimentación de niños en riesgo de exclusión social
2
La experiencia de Jordi y Joana en Patongo, Uganda
3
Hoy conocemos a Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

MeQuedoUno con la mejora de la alimentación de niños en riesgo de exclusión social

capcelera_mq1

A causa de la situación económica y social que ha vivido España durante los últimos años, muchas familias se han visto perjudicadas gravemente, afectando negativamente a todos los miembros de ésta, especialmente los más pequeños.

Estas Navidades, los clientes de MeQuedoUno se han propuesto un reto: mejorar la alimentación de niños en riesgo de exclusión.

logotipo_aldeas_infantiles_sosLo harán de la mano de Aldeas Infantiles, una organización internacional que vela por los derechos fundamentales de los niños.

A través de su programa “Centros de día”, la entidad ofrece una adecuada intervención socio-educativa, terapéutica o integral, promoviendo estrategias que posibiliten una mejora en su bienestar personal, familiar y social.

En concreto, el importe que los usuarios de MeQuedoUno recauden, ayudará a que 30 niños y niñas en riesgo de exclusión reciban una comida al día en los centros de día de Aldeas Infantiles durante todo el curso escolar.

La iniciativa se lanza tras colaborar con la Fundación Aladina en la lucha contra el cáncer infantil. Y es que los clientes de la compañía justo acaban de financiar el importe necesario para ayudar a financiar une beca de formación para mejorar el diagnóstico y tratamiento del cáncer infantil  (puedes recordar el proyecto AQUÍ).

Recuerda que puedes seguir el proceso de donación en directo a través de ESTE ENLACE.

Equipo Worldcoo

La experiencia de Jordi y Joana en Patongo, Uganda

Nuestros Embajadores visitan el proyecto que ayudamos a financiar junto con Santa Fixie Group, uno de nuestros “eCommerce con causa” y Chance for Childhood

capcelera_ES

La aventura de Jordi y Joana en África ha dado para mucho. Hace unos días os hablamos del uso de la bicicleta como instrumento de inclusión social y hoy damos prueba de ello.

Después de visitar la escuela rural con la que colaboramos hacemos unos meses de la mano de la ONG Active Africa en el poblado de Tumm (Kenia)  – puedes recordar el proyecto AQUÍ – nuestros dos embajadores continuaron sus andaduras por África dirección Patongo, en Uganda.

DSC04230

Joana y Jordi con algunas de las personas que se han podido beneficiar del programa

Patongo es una zona rural del norte del país que todavía sufre las consecuencias de dos décadas protagonizadas por los conflictos entre el gobierno y el ejército.  A raíz de ello, muchos niños y niñas quedaron huérfanos y, hoy en día, la mayoría de ellos viven en grupo bajo la tutela de algún adulto de la comunidad. No obstante, la encargada del día a día de la familia es la niña más grande del pequeño grupo; ella se ocupa de hacer la comida, cuidar de sus hermanos y cultivar el huerto familiar mientras sus hermanos van a la escuela. La mayoría de ellas ha tenido que abandonar sus estudios, dado que los centros educativos están demasiado lejos de su casa y no les da tiempo a compaginar el trabajo del hogar con el de la escuela.

Frente esta situación, la ONG local Passion for Community, juntamente con Chance for Childhood, pusieron en marcha un proyecto con el que dotar de bicicletas a niñas huérfanas para que la falta de tiempo y el desplazamiento hasta su escuela no suponga un impedimento para poder continuar con sus estudios, llevar los excedentes del huerto al mercado de forma más fácil, llegar al médico a tiempo si algún miembro de la familia se pone enfermo… y, en definitiva, tomar control de su propia vida.

En Worldcoo, conocemos de primera mano este proyecto porque justo hace unos meses ayudamos a financiar la distribución de 25 bicicletas de la mano de Santa Fixie Group, uno de los e-commerce que colaboran con nosotros. Puedes recordar el proyecto AQUÍ.

En Patongo, Jordi y Joana han tenido la ocasión de conocer y charlar con algunos de las adolescentes que han podido continuar sus estudios a raíz de este programa.

¡Aquí, algunos de ellos!

DSC04201

Jordi junto con Margaret, Janneth, trabajadora social de Passion for Community y otro niño

Margaret Amono

Margaret Amono es la hermana mayor de un grupo de seis que, años atrás, quedaron huérfanos. A través de la bicicleta ella ahora puede estudiar peluquería en Patongo.

“Soy Margaret Amono. Antes de tener la bicicleta, solía ir a la escuela a pie y, a menudo, llegaba tarde. La verdad es que eso me cansaba mucho, lo que hacía que no me concentrara mucho en las clases. Pero ahora que tengo la bicicleta, puedo llegar pronto a clase y tengo tiempo para todo.

Esta bicicleta también me está ayudando a llevar los alimentos del huerto al mercado y a llevar a mis hermanos al médico cuando están enfermos, así que estoy muy agradecida por ello”.  


DSC04238

Una de las usuarias del proyecto, Atto Scovia

Atto Scovia

“Mi nombre es Atto Scovia y tengo 16 años. En Julio me dieron una bicicleta, así que ya hace unos cuantos meses. Durante este tiempo, la bicicleta me ha ayudado a moverme de un sitio para otro, puesto que yo provengo de un condado lejos de este lugar. Normalmente viajo con otro joven para aprovechar este transporte.

La bicicleta también nos está ayudando a llevar agua de un sitio para otro, puesto que la fuente de agua potable se encuentra muy lejos de nuestra casa. Además, también nos ayuda a ir al mercado y vender algunos de los alimentos que cosechamos, así como transportar otros cultivos del huerto”.


DSC04241

Otra de las usuarias, Acem Pamela

Acem Pamela

“Soy Acem Pamela y hace 5 meses que me facilitaron una bicicleta. Antes de tenerla, se me hacía muy difícil ir al centro educativo por falta de tiempo. Ahora, por ejemplo, vengo del curso de peluquería al que puedo atender. Además, me ayuda a llevar al médico a todo aquel que lo necesite. La uso a diario. Viajo, voy a la escuela y vuelvo a casa. Durante el fin de semana, la uso para transportar cultivos del huerto y llevar agua”.


 Jordi, Joana, muchas gracias por trasladarnos vuestras impresiones y visitar de primera mano este proyecto tan especial para nosotros.

Ha sido un placer. La verdad es que cuando pensamos en el terreno del voluntariado en países como Uganda, siempre nos viene a la mente el gran nombre de organizaciones más famosas que se encuentran en estos países desde hace tantos años (UNICEF, ACNUR….). Fue muy interesante ver y comprobar que una organización local y otra no tan conocida han estado capaces de montar todo este proyecto y llevarlo a la práctica de forma satisfactoria. ¡Qué gran trabajo!

A menudo, desde casa, hay la incertidumbre de si las ayudas que podamos mandar desde aquí son apropiadas y de si llegan a su destino.   Por eso, es importante tener confianza en el proyecto o en la entidad en la que dona soporte. Los proyectos que hemos visitado optimizan y aprovechan cada ayuda que reciben y eso, a nosotros, nos hace seguir creyendo en la colaboración entre las personas. 

Equipo Worldcoo.

Hoy conocemos a Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

capcelera_ES

“Parece una proporción matemática: Cuanto menos tiene la población de un país, más simpática y generosa es la gente que vive allí”.

Era a finales del verano pasado cuando conocimos a Jordi y Joana, dos jóvenes catalanes que habían decidido emprender una nueva aventura y recorrer parte del continente africano.

jordi_joana

Jordi y Joana, nuestros dos embajadores en África

Un conocido suyo les había hablado de nuestro programa de embajadores de Worldcoo, – nuestra red internacional de colaboradores que nos ayudan a identificar y a auditar muchos de los proyectos sociales con los que participamos – y fue así como nos conocimos.

Partiendo de la ruta que tenían en mente, planificamos la visita a algunos de los proyectos de cooperación que a día de hoy estamos ayudando a financiar en tierras africanas.

¿Qué les motivó a emprender esta aventura?, ¿qué retos se están encontrando?, ¿cómo está siendo su viaje? Si quieres saber un poco más de ellos, ¡sigue leyendo!

  • Jordi y Joana, 6 meses en África y 6 más en Asia Central. ¿Qué os ha llevado a aventuraros en este nuevo proyecto?

Hacía tiempo que teníamos ganas de hacer un viaje largo y la idea que más nos motivaba era conocer parte del continente africano. Teníamos la sensación que aquí podríamos encontrar gente muy auténtica, maneras de vivir muy distintas y una naturaleza espectacular. Además, suponía un reto muy grande en cuanto a la manera de viajar, totalmente distinta a cómo lo habíamos estado haciendo hasta ahora. De momento, ¡todas nuestras expectativas se han cumplido!

  • ¿Cuándo y cómo tomasteis esta decisión?

Llevábamos 4 años esperando las condiciones idóneas para empezar este viaje. En 2010 hicimos un viaje parecido por Asia y, de vuelta, nos costó bastante encontrar trabajo y volver a establecernos. Así que cuando encontramos la forma de poder irnos sin perder nuestro puesto de trabajo actual, tomamos la decisión definitiva.

  • ¿Qué habéis estado haciendo hasta ahora?

Hasta ahora, hemos conocido la gente de Madagascar, nos hemos relajado unos días en las Seychelles, hemos explorado los rincones más aislados de Kenia, nos ha sorprendido la naturaleza de Uganda y hemos gozado con el verde de Ruanda. A todo eso, uno de los momentos más intensos que hemos vivido han sido las visitas que hemos hecho a Tuum (Kenia) y Patongo (Uganda) como embajadores de Worldcoo.

collage_2

  • ¿Qué es lo que más os ha sorprendido?

Nos han sorprendido muchas cosas y la mayoría tienen que ver con la gente. Por ejemplo, ver el aislamiento y la simplicidad con la que vive mucha gente de estos países, hemos llegado a estar más de media hora para conseguir acercarnos a unos niños que no habían visto nunca un blanco. Y una cosa que ya habíamos visto pero no deja de sorprendernos es ver que cuanto menos tiene la población de un país, más simpática y generosa es la gente que vive allí. Parece una proporción matemática.

  • ¿Cuál ha sido el mayor reto hasta ahora?

Sin duda, llegar al proyecto de Tuum y continuar después hacia el lago Turkana, a Kenia. Es una de les zonas más inhóspitas y aisladas donde hemos estado. La mayoría de esos pueblos no tienen ningún tipo de transporte que los conecte entre sí y hemos llegado a estar 5 horas esperando a que pasara algún vehículo por el camino de polvo. Aun así, la recompensa fue más grande que la dificultad.

collage

Como sabéis, nuestra red de embajadores nos ayuda a identificar proyectos sociales y a visitarlos para poder garantizar la total transparencia en todo. En los próximos días, compartiremos con vosotros su experiencia en el poblado de Tuum (Kenia) y Patongo (Uganda), donde actualmente estamos colaborando para mejorar las condiciones de vida de niños y adolescentes.

Equipo Worldcoo.

made with in BCN