Tag - políticas sociales

1
5 razones por las que la RSC no es un gasto, sino una inversión

5 razones por las que la RSC no es un gasto, sino una inversión

capcelera-inversió

La diferencia principal entre un gasto y una inversión está en el retorno que uno u otra generan para la compañía, apoyando, o no, su crecimiento. Se gasta en cafés cada mañana, se invierte en publicidad, por ejemplo. Y, en RSC, ¿se gasta o se invierte?

Para responder a esta pregunta debemos, pues, analizar cuál es el retorno que puede tener la actuación en Responsabilidad Social Corporativa para la empresa:

1. ¿Imagen? Una acción coherente en RSC, bien ejecutada y bien comunicada, repercutirá directamente en la imagen de la compañía, que se posicionará como una empresa con valores, coherente y responsable, mejorando así la percepción que sus públicos pueden tener de ella.

2. ¿Talento? Es un hecho, las empresas comprometidas con la sociedad y el entorno en el que desempeñan su actividad atraen más talento y lo conservan en su equipo durante más tiempo. Contar con un equipo motivado y con talento es condición indispensable para el crecimiento de la empresa.

3. ¿Eficiencia? Muchas de las acciones de RSC que tienen que ver con el cuidado del medio ambiente (reciclado, eficiencia energética…) implican un ahorro para la empresa y, por lo tanto, ya no solo no llevan a un incremento de los gastos, sino que además los reducen.

4. ¿Lealtad? El cliente valora una actuación responsable por parte de la compañía y la agradece con su lealtad a la marca. Desempeñar la actividad de acuerdo a unos valores y defender esos valores con la RSC de la compañía asegurará relaciones más exitosas y duraderas entre la empresa y sus públicos, relaciones que serán la base para el crecimiento de la compañía.

5. ¿Reducción de riesgos? Las prácticas socialmente responsables en la compañía reducen los riesgos a los que pueda enfrentarse la empresa y permiten su control, cosa que disminuye la posibilidad que dichos riesgos pasen factura a la empresa, afectando a su crecimiento.

La RSC, pues, genera valor para la compañía en áreas tan importantes como son la imagen, la relación con el cliente o el equipo y, además, puede llevar a una reducción de los gastos y riesgos a los que se enfrenta la compañía. Todo ello nos lleva a afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la RSC es una inversión, y no un gasto para la empresa.

Y tú, ¿ya inviertes en RSC?

Equipo Worldcoo. 

made with in BCN